perro mas feo del mundo

La conmovedora historia del perro más feo del mundo

Sam, el tres veces ganador del concurso El perro más feo del mundo, fue una mascota fiel que acompañó a su dueña en cada paso de su lucha contra el cáncer. Su muerte, días atrás, dejó un vacío irreparable en la vida de Susie

Image

Susie Lockheed adoptó a Sam cuando éste tenía ya nueve años. Era un perro marginado, con una agresividad peligrosa. Jamás había sido querido por su abominable aspecto. Pero en su nuevo hogar encontró el amor que le cambió la vida.

“Nunca he podido tener hijos, así es que Sam era como uno para mí. Era muy dependiente y necesitado, especialmente cuando quedó ciego, a los 11 años. Cada noche dormía en mi cama, bajo las frazadas”, recuerdó Susie con nostalgia.

Desde que se conocieron se hicieron inseparables. Compartieron buenos y malos momentos; y vencieron todos los desafíos de la vida juntos, informó el diario Las Ultimas Noticias.

“La gente siempre decía que Sam lucía como algo traído desde las puertas del infierno. Un demonio, algo diabólico. Algunas veces la actuación de la gente concordaba con esa creencia”, recuerda. Sin embargo ella jamás lo vio de esa manera.

“Siempre pensé que era tan feo que era hermoso. Realmente pienso que era buenmozo y se lo decía todo el tiempo”, confesó Susie.

Cuando ella enfermó de cáncer, fue Sam quien la acompañó en todo el proceso. Los médicos le permitieron conservarlo, pese a tener que someterse a incontables sesiones de quimioterapia. Eran compañeros inseparables.

Incluso hoy, después de muerto, Sam no se despega de su dueña. “Lo cremé y sus cenizas las tengo en una caja en una mesa, en mi casa, con varias fotos y tarjetas enviadas con simpatía desde varias partes del mundo. Nunca habrá otro perro como Sam”.

El tres veces campeón del concurso El perro más feo del mundo pensaba que su éxito en los certámenes era por ser el can “más macho”, explicó su dueña.

Su fama le abrió muchas puertas y corazones. Dejó de ser temido, para comenzar a ser reconocido y valorado en las calles.

“La gente trataba de mirar para otro lado, como si estuvieran mirando a alguien con quemaduras. Me preguntaban “¿qué es eso?” Me preguntaban si era una especie de extraterrestre o un armadillo sin coraza. Una vez un niño corrió y se escondió cuando vio a Sam acercársele. Después de que se hizo famoso la gente se emocionó y al verlo en la calle decían “¡oh, es Sam!”, contó Susie con una sonrisa.

Infobae

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: